Chocolateras industriales, ¿Cómo usarlas?

Antes de hablar sobre chocolaterías industriales, debemos de conocer primero el tema que vamos a tratar y es que una chocolatera industrial es un equipo de mecánica sencilla, cuya finalidad es la de mantener el chocolate caliente dentro de ella.

El cómo se use una chocolatera, va estar implícito en qué tipo de chocolatera se use, puesto que existen dos en el mercado que son: Al Baño María y por Resistencia. Éstas difieren entre sí, presentando ventajas una frente a la otra.

¡Sigue leyendo este artículo para conocer más sobre esta valiosa información!

¿Cómo se deben usar?

Chocolateras al Baño María

Estas conservan el calor con el mencionado sistema de calentamiento que se fundamenta en preservar caliente el agua en el fondo del tanque (o cuba) del chocolate. Al calentarse el chocolate al baño maría por un lado se tiene la seguridad de que la temperatura no va a ser a exceder, puesto que debe oscilar entre los 50º y los 65ºC.

Por otro lado se consigue una muy buena uniformidad de calentamiento dentro de él sistema además de unos óptimos resultados en cuanto a densidad, cremosidad y consistencia del producto final.

Estos equipos cuentan con un termostato con que vigilar la temperatura y tener dominio de que esta no alcance el punto de ebullición. Las chocolateras de baño maría no son aptas para chocolates muy densos o fabricados con tableta. Los grifos dispensadores no podrán servir este tipo de chocolates, ni las palas agitadoras desempeñaran de forma correcta su función.

Lo más recomendable como medida preventiva que la chocolatera jamás se quede sin agua, porque es probable que provoque que la resistencia eléctrica que genera el calentamiento se dañe, ya que está diseñada para que trabaje solamente inmersa en agua.

Otra recomendación es el de que no reutilices el chocolate que sobre al final de la jornada para el día siguiente. Tampoco dejarlo en el depósito, puesto que, debido al sistema de calentamiento, habrá en sus propiedades no volviendo a alcanzar el nivel adecuado para un adecuado servicio de tu comensal.

Chocolateras por resistencias

En este tipo de chocolateras, la cuba está en contacto directo con las resistencias calefactoras. Tienen instalado un termostato para controlar de forma debida la temperatura, éstas pudiendo ser mayores que las alcanzadas con los equipos de baño maría. Cual sea el caso, la temperatura siempre estará limitada a 100ºC. Para mayor seguridad, conviene que se quede en 90ºC.

Por otro lado, este tipo de chocolateras permite que, habiendo sobrante, se pueda guardar en el refrigerador y conservarlo frío por la noche. Por la mañana se podrá reutilizar, sin que se haya generado una perdida notoria de sus cualidades. Esto solo se recomienda en caso de que quede mucho chocolate en la cuba y así evitar la pérdida monetaria que supondría tirarlo a la basura.

Este sistema de calentamiento proporciona chocolates un poco más densos, pero, aunque el sistema de mantenimiento de calor es mayor en comparación al de el de Baño María, las palas agitadoras y los grifos de dosificado son similares y la diferencia al final no es tanta.

Vemos, que aunque sean distintas en mecanismo, en esencia son muy similares la una de otra y que las diferencias son mínimas (poniendo de ejemplo las temperaturas que éstas puedan alcanzar), queda de parte tuya, con lo aquí expuesto, por cual te vayas a decidir. ¡EXITOS!

¡Si te gustó este artículo visita nuestro sitio web para más contenido!

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba